Otro tipo de vacaciones

HISTORIA 57
Por Scherezade Garrido

Jesús Alfaro comparte sus veranos desde hace seis años. Se despide de su familia, casa y vida en España, y se sube a un avión. Su destino: Anantapur (India). Allí le esperan las caras de desconocidos que para el fin de su estancia serán amigos: sus compañeros de la Fundación Vicente Ferrer y cientos de hombres, mujeres y niños que pasarán por su consulta.

La India siempre fue un lugar que el traumatólogo navarro quiso visitar. No sabe decir desde cuándo. Lo que sí recuerda con bastante vividez es una anécdota que le ocurrió cuando aún hacía su doctorado en Oxford. “Allí tuve mucho contacto con personas de la India y me gustaba su cultura. De hecho, una vez mis padres vinieron a visitarme y yo les llevé a un restaurante indio porque me encantaba su comida; creo que mi padre no comió nada en toda la cena”, asegura riendo Alfaro.

Pero nada lograba quitarle de la cabeza su propósito. Por esto, cuando vio un anuncio de la Fundación Vicente Ferrer no lo pensó dos veces. “Me gustaba el trabajo de la Fundación, así que me ofrecí a ir tres meses, pero me respondieron que no podía porque necesitaba experiencia”, explica el médico. No fue hasta 2010 cuando tuvo su primera oportunidad a través de la Asociación de Cirujanos Ortopédicos Voluntarios, que colabora con la Fundación Vicente Ferrer. “Fui a una reunión en Tarragona donde se realiza un calendario para organizar las estancias de marzo a agosto y había un hueco en octubre. Me lo ofrecieron y les dije que sí”, relata el especialista.

Sin embargo, la llegada al país no fue como había imaginado. Desde el aeropuerto de Bangalore le esperaba un trayecto en coche de cuatro horas. “La primera vez pensé que iba a morir. Fuimos de madrugada por unas carreteras que estaban en muy mal estado, sin asfaltar, había estiercol y también personas caminando por ellas. Fue un choque impresionante”, recuerda. Pero su primer mes como voluntario logró vencer esa impresión. Asegura que después de aquello siempre se ha sentido seguro y que sus experiencias allí han sido positivas. “Me gusta el paisaje, los colores y la gente. Son personas humildes y sonrientes. Es otra forma de vida”, reconoce.

Aunque, por supuesto, es consciente de que no todo es tan bueno. Aún hay muchas cosas que   mejorar y que hacen que la labor de voluntarios como Jesús Alfaro sea necesaria. Entre ellas, la enorme desigualdad que existe entre la población y que priva a gran parte de los habitantes de la India de un buen nivel de vida. “Es cierto que existen medios sanitarios para los ricos, pero no para la gente pobre”, afirma el traumatólogo. A lo que añade que lo más complicado es encontrar buenos especialistas que traten a estas personas, gente que no tiene dinero para poder acudir a una consulta o costearse los tratamientos.

A estos enormes desequilibrios se une, en muchos casos, la falta de información y educación, sobre todo en las zonas más rurales. Lo que causa que muchas veces la gente no acuda al médico, si no a los curanderos, por desconocimiento o por miedo. Cuenta que los más pequeños son los que muchas veces padecen estas faltas, “a veces no llevan a los niños al médico porque los padres piensan que están enfermos porque han hecho algo malo”, explica Alfaro. Además de lidiar con todos estos factores, muchas veces los médicos tienen que enfrentarse a negligencias o a enfermedades que en Europa ya llevan años erradicadas, que “solo salen en los libros de Medicina”, asegura.

A pesar de todo, el especialista considera que las cosas están mejorando poco a poco en Anantapur. Gracias al trabajo de organizaciones como la Fundación Vicente Ferrer cada vez su trabajo es “menos necesario”, asegura.

El traumatólogo navarro junto a una de las niñas que ha tratado en Anantapur.

La labor de la Fundación Vicente Ferrer
El día a día en Anantapur está muy bien organizado. Normalmente Jesús trabaja en el hospital de Bathalapalli donde atiende a los pacientes en su consulta, aunque a veces también realiza consultas por diferentes aldeas. “La Fundación realiza un trabajo muy serio y bien organizado. Además de las consultas, tenemos dos días quirófano”, explica el traumatólogo. Gran parte de su trabajo es tratar a niños que sufren alguna discapacidad (malformación, poliomelitis, etc.) y proporcionar a sus pacientes un seguimiento para controlar que se recuperen correctamente.

Dentro de sus horas de trabajo de voluntario también dedica una parte de ellas a la formación de nuevos especialistas. Una enseñanza que es necesaria para dotar a la zona de profesionales indios que permanezcan en los hospitales de la Fundación. “Queremos formar una estructura allí para que en algún momento sean autosuficientes y no nos necesiten”, asegura.

Sin embargo, Alfaro recuerda con humildad que la labor de los médicos es solo una parte dentro de todos los voluntarios que forman parte de la Fundación. En la organización hay arquitectos, educadores físicos, payasos. El navarro destaca entre todos ellas la importante función de estos últimos. “Son grandes profesionales y muy necesarios, sobre todo para los niños”, asegura.

Gracias a todos ellos y a los proyectos que desarrolla la Fundación, la situación en Anantapur ha cambiado mucho y no solo en el terreno médico. También se dan progresos en el terreno de la educación y en la integración de las mujeres.

Jesús Alfaro se siente muy agradecido de poder aportar su grano de arena dentro de estos cambios. Y anima a todo aquel que quiera hacer voluntariado a compartir una experiencia así, pero “asegurándose de que van a realizar un trabajo serio, bien hecho”, especifica. Una labor hecha con compromiso, seriedad y perseverancia como la de Jesús. Un trabajo que le ha transformado y que hace que todos los años deje a su mujer e hijos para volver a la India. Una experiencia de la que se lleva “buenos amigos y el agradecimiento de los pacientes”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s