Sonrisas en cajas por Navidad

HISTORIA 41
Por Teresa Ausín

El nacimiento, las luces, villancicos y el turrón. Reuniones en familia con olores y sonidos que despiertan recuerdos de la infancia. La Navidad tiene un significado especial para cada uno, pero hay algo que todos los niños esperan en común por estas fechas, cargados de ilusión: los regalos. Ahora bien, ¿consiguen llegar los Reyes Magos a todos los rincones del planeta? ¿O necesitan una ayudita?

Esa misma pregunta se la hizo David Cook en 1990. Británico y padre de cuatro hijos, se encontró con esta triste realidad al ver en las noticias cómo vivían la Navidad los niños de los orfanatos de Rumanía. Y pidió ayuda a sus amigos para cambiar la situación. Consiguió así llenar un camión de regalos y conducirlo hasta allí para dárselos a estos chicos en persona. La acogida que tuvo fue enorme y nació la organización benéfica “Operación Niño de la Navidad”.

Ángela Álaez enseña su cajita de este año

Ángela Álaez enseña su cajita de este año 2015. ONN

Han pasado 24 años, pero desde entonces, por estas fechas, vuelan hasta los países más pobres “cajitas de zapatos” cargadas de regalos: juguetes, productos de higiene personal, material escolar, caramelos, y amor. Mucho amor. Las Navidades pasadas, Ángela Aláez trabajaba en una pequeña juguetería de Sevilla, por lo que el contacto con las mamás y los niños en busca de juguetes era continuo. Así se dio cuenta de lo felices que hacían los regalos a los más pequeños, y también, de la cantidad de cosas que tienen los niños hoy en día. Esto le hizo plantearse si sucedería lo mismo en otras partes del mundo, donde quizás los más pequeños no pudiesen disfrutar de estas fiestas como lo hacemos en Occidente.
Entonces conoció la Operación Niño de la Navidad, una actividad que ahora organiza Samaritan’s Purse a nivel mundial y que en España lleva a cabo la ONG Decisión. Y se enamoró de la idea. La campaña invita a preparar cajitas de zapatos llenas de regalos para entregárselas a aquellos niños que, por las circunstancias económicas que viven sus familias, no pueden disfrutar de un detalle por Navidad.

Desde el primer momento, Ángela supo que debía formar parte de esta campaña, y además de preparar su propia cajita, animó a todos sus amigos y familiares a participar. Estas cajas tienen que reunir unas características especiales. Por un lado, las medidas, y por otro, el contenido. Se recomienda meter juguetes, material escolar y artículos de higiene, en función, eso sí, de la edad y el sexo del niño al que vaya dirigido. En el caso de Ángela y su novio, una niña de entre 5 y 9 años.

Por eso fueron eligiendo con mucho cariño cada uno de los detalles con los que rellenar la caja, pensando siempre en niñas que conocían y en sus gustos. “Queríamos que le encantara todo lo que encontrase”, explica la joven de 27 años. Ángela recuerda con especial ilusión la muñequita de trapo vestida de enfermera que le regalaron, así como una felicitación que escribieron juntos con un Portal de Belén dibujado en el sobre. “Muchas veces me imagino a la niña jugando con ella –confiesa-. Para mí tiene rostro”.

los niños hacen cola para recoger sus cajitas. ONN

Los niños hacen cola para recoger sus “cajitas”. ONN

Una historia detrás de cada caja
Faith Russel nació con espina bífida. “Cuando nos dijeron que Faith no caminaría nunca y que no tendría calidad de vida, perdí la esperanza y todo se oscureció”, relata su madre, Robin. En su primer año de vida, la pequeña tuvo que pasar por tres operaciones quirúrgicas, pero sorprendió a todos los médicos cuando a los 21 meses aprendió a caminar. A pesar de no sentir sus propios pies. Faith desarrolló una especial sensibilidad hacia los demás niños con discapacidades o que vivían situaciones difíciles, como ella.

En su octavo cumpleaños se puso un objetivo: preparar 50 cajas para enviar a niños de otros países por Navidad. La preocupación de una niña por el sufrimiento de otros niños empujó a muchos a donar y traer alegría a los niños iraquíes desplazados por el grupo terrorista daesh, y más de 100 personas de su iglesia se sumaron a la idea. Juntos consiguieron preparar cajas para 150 niños.

A miles de kilómetros de distancia, el pequeño Bassam’s pasaba sus Navidades encerrado en un corral para gallinas en el Monte Sinjar, en Irak, bajo la persecución del daesh. Cuando recibió su cajita a través de Operation Christmas Child su rostró se iluminó. Esa fue una de las 60.000 cajas que fueron enviadas por el aire a los niños desplazados por daesh el año pasado. Bassam’s significa “el que sonríe” en árabe.

ONN desde Irak

Desde Irak. ONN

“El niño o la niña que recibe una caja de zapatos, tiene, en el mejor de los casos, a su madre o a su padre al lado, pero puede que ellos ya hayan perdido la esperanza, pues no tienen con qué vestir o alegrar la vida de sus hijos”, explica Robin. “Pues bien, en esa caja, tanto los padres como los niños pueden encontrar la misma esperanza que encontré yo en Jesucristo”.

Puentes solidarios
En estos 25 años, más de 80 millones de niños de todo el mundo han recibido su regalo por Navidad. Cada año son más las cajas de zapatos que recoge la organización, más los niños que las reciben y por lo tanto, más las personas que colaboran para que este proceso se lleve adelante. Porque sin esas manos solidarias los regalos no alcanzarían su destino.

El recorrido de una caja. ONN

El recorrido de una caja. ONN

Los voluntarios se encargan de garantizar que cada caja sea tratada correctamente y que cumpla con el objetivo de calidad y seguridad para el niño o la niña que lo vaya a recibir. Patricia, también de Sevilla, nos cuenta cómo recogen los donativos de las cajitas, revisan el contenido, las cierran y las clasifican según el género y la franja de edad a la que va dirigida. Y como algunas cajas suelen necesitar algún juguete o material escolar para ser completadas, las envían al “Hospital de Cajitas”, porque buscan “un regalo digno que haga feliz al niño o a la niña que lo va a recibir”. Y lo que no va a enviarse allí, lo guardan para dárselo a alguna organización local. “No se desperdicia nada”, aclara la joven voluntaria.

Las cajitas recogidas en España se repartirán en Rumanía, en los campos saharauis y en Guinea Ecuatorial, y millones de cajas más recogidas en otros países se repartirán por el resto del mundo. Y para que todo el mundo conozca cómo estas cajitas han hecho posibles historias que conmueven, y no sólo imaginarse a los niños cogiendo los paquetes y gritando de alegría al abrirlos, Samaritan’s Purse se encarga todos los años, después de las Navidades, de subir a las redes sociales vídeos y fotos de los niños cuando reciben sus cajas.

en el sáhara. ONN

En el Sáhara. ONN

Ángela decidió anticiparse este año e involucrarse de una manera distinta. Como le gustan las redes sociales, le propuso al encargado del proyecto en Sevilla la creación de una página en Facebook para informar y motivar a la gente a participar, pero a nivel local.  De ese modo, podría darle mayor difusión y conseguir mayor involucración entre sus conocidos. Ahora son tres personas las encargadas de gestionar la página: “Subimos fotos de la recogida de las cajas, informamos de las fechas, de cómo deben prepararse las cajas, etc. En definitiva, animamos a que participen más personas”, explica.

Todos los que han colaborado coinciden en afirmar cómo siendo algo “tan sencillo”, ilusiona tanto prepararlo, aunque sea para un niño al que probablemente nunca conocerán. Es una “gran oportunidad” para ayudar en una acción solidaria que hace “tan feliz a los niños”, señala Pedro Carbonero, otro de los jóvenes que se ha animado a participar. Se convierte, en definitiva, en una acción mágica, que aunque implica “una fe y confianza ciegas en la organización”, reconoce Pedro, “merece la pena”. Mientras, el proyecto crece a nivel mundial, los números son cada vez más grandes… y detrás de cada una de esas cajitas hay un niño necesitado que habrá sonreído por Navidad.

2 pensamientos en “Sonrisas en cajas por Navidad

  1. Gracias por vuestra aportación a la difusión de este proyecto, formáis parte de aquellos, que con la ayuda de Dios, hace posibles que cada año millones de niños puedan encontrar esperanza, amor y mucha alegria, ese es el poder de “un sencillo regalo”.

    Le gusta a 1 persona

  2. Holaaaa soy Delia voluntaria Niños de la navidad en Paraguay .Me encanta ver la sonrisa de los niños al recibir las cajitas ,es una gran bendición contar con las cajitas;para llegar el mensaje de salvación a los niños y padres .Qué Dios los bendiga por el trabajo que realizan .Saludos desde Paraguay

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s