Irak en primera persona

HISTORIA 28
Por Blanca Gil de Sola

Jaume Vives, un catalán de 23 años de edad, quiso conocer directamente cómo viven los cristianos en Irak y el pasado verano recorrió el país para contar después al mundo una realidad dolorosa y desconocida

A los trece años, después de una adolescencia rebelde y vacía, Jaume Vives i Vives se dio cuenta de que quería cambiar su vida. “Conocí a un grupo de jóvenes, los Jóvenes de San José, que todos los sábados por la noche, en vez de salir de fiesta como yo y perder el tiempo, se dedicaban a repartir comida y mantas a los pobres del centro de Barcelona“, explica. El grupo también daba catequesis a los mendigos y les hablaba de Dios, consiguiendo que muchos se convirtiesen.

guardianes 3

Jaume Vives i Vives, director del proyecto “Guardianes de la fe”. JAUME VIVES

Aunque ya la había recibido de sus padres, Jaume cuenta que en ese momento comprendió que él quería vivir la fe de esa forma y decidió que no podía quedársela para él solo: “Necesitaba explicar esos testimonios a otros y descubrí mi pasión por contar historias”.

Trabajó en varios proyectos relacionados con la pobreza y  la caridad durante su carrera universitaria  y, una vez graduado en Periodismo por la Universidad Abat Oliba, se despertó su interés por los cristianos perseguidos. Hoy tiene 23 años.

Guardianes de la fe
“Hace dos años y medio empiezan a llegar noticias de que hay cristianos en Oriente que,  por el simple hecho de creer, están siendo asesinados a manos del Estado Islámico (EI, ISIS, o daesh). A mí me costaba creérmelo; no podía ser que en pleno siglo XXI hubiera gente muriendo por Dios”, recuerda el joven.

La información de los medios de comunicación, la solidaridad de algunas instituciones y las palabras del Papa le fueron confirmando que se trataba de un hecho real: “Me di cuenta de que ellos estaban perdiendo la casa, los coches, los trabajos y las familias por no perder a Cristo mientras que aquí por cosas mucho menos importantes renunciamos a Él”.

Él quiso conocer en persona esa sociedad en la que Dios es lo primero para ver qué se podía hacer por ellos y, sobre todo, traer sus historias de vuelta para cambiar a los cristianos de Occidente.  En 2014 estuvo en el Líbano visitando a los refugiados que habían escapado de Siria y residían allí. Pero fue en el verano de 2015 cuando empezó su proyecto, un documental  llamado “Guardianes de la fe” en honor a los fieles que mueren por no renunciar a Cristo y están viviendo ahora mismo en Irak, concretamente en ciudades que todavía están libres de la ocupación yihadista.

“La finalidad de viajar en verano a Irak era ayudar a los cristianos de forma directa e indirecta. Directa porque las chicas iban a enseñar español a los niños de los campos de refugiados y nosotros echábamos una mano en cuestiones de gestión y entretenimiento”, aclara Jaume. La indirecta era grabar y narrar historias reales e impactantes, con nombres y apellidos, para conseguir que el mundo haga algo por cambiar esta situación.

guardianes 1

Un niño iraquí vigila a su hermana pequeña mientras duerme rodeada de las maletas de toda la familia refugiada. ALFREDO PANADERO

Él lo simplifica con esta frase: “Cuando un cristiano vea el vídeo, rezará por ellos; cuando lo vea una persona con categoría económica, se rascará el bolsillo para ayudar a esos cristianos; y cuando alguien con poder político y social vea el documental, hará algo por dignificar la vida de estas personas o conseguir que las traigan a Europa”.

A través de conferencias sobre el Líbano, amigos en común y familia, Jaume reclutó a un grupo de siete jóvenes para participar en el viaje y en el proyecto. En cuanto a los contactos de Irak, la gran mayoría los consiguieron a través del padre Douglas y la fundación  Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN). “A este sacerdote lo conocí por AIN, que le ha dado voz para que explicara su experiencia de secuestro y tortura a manos de los musulmanes. Lo han llevado por Europa y Estados Unidos a dar conferencias sobre su testimonio de perdón y en una de Barcelona lo conocí. Yo ya tenía claro que quería ir a Irak y justo me dijo que necesitaba profesores de castellano para los niños de Erbil (ciudad iraquí donde se encuentran los desplazados)”, relata Jaume.

Llamaron a los contactos para hacerles saber que iban en agosto. Cuando llegasen, concretarían los horarios de visita a los distintos pueblos y familias, y se dedicarían a recoger esos testimonios día y noche. Ahora, todo lo que estos jóvenes han trabajado se encuentra en la web guardianesdelafe.com , que se puede seguir a través del blog o de Facebook.

En Irak
Lo que más impactó a Jaume de Irak fueron dos cosas: por un lado, el acogimiento que recibían él y sus amigos de los desplazados y, sobre todo, los testimonios de perdón.

Jaume recuerda especialmente la historia de Aida, una mujer refugiada en Erbil que antes vivía en Qaraqosh con su marido e hijos. El 6 de agosto de 2014 llegó el Estado Islámico a su ciudad. Pasaron 20 días bajo el mandato yihadista y cada día recibían amenazas por ser cristianos. Un día, los soldados les dieron a escoger entre dos opciones: renunciar a Dios y a la fe católica o irse de su casa con lo puesto. Optaron por lo segundo y cuando ya se marchaban, los soldados del ISIS le arrancaron de sus brazos a Cristina, la hija más pequeña, de tres años. Esta madre luchó para recuperarla, pero el jefe del grupo terrorista amenazó de matar a la niña si no se iba y la dejaba con ellos. Temiendo por la vida de Cristina, Aida se fue viendo cómo aquellos hombres se la llevaban. Al cabo de un año sin saber el paradero de su hija, Aida recibió las primeras noticias sobre Cristina: la tiene una familia musulmana de Mosul como esclava sexual.

guardianes 5

Aida, la mujer cuya hija fue secuestrada por el Estado Islámico en Qaraqosh. JAVI CARRERAS

“Le preguntamos a esa madre incapaz de hacer nada por salvar a su hija inocente si perdona a los que han hecho esto y contestó: ‘Padre, perdona a los que secuestraron a mi hija porque no saben lo que hacen’, con las mismas palabras que dijo Jesús en la cruz”, narra Jaume compungido.

En Erbil hay  muchos centros de desplazados distintos. La mayoría están dirigidos por un sacerdote o monja que se encarga, además de la supervivencia de los cuerpos, de la alimentación de las almas. Por ejemplo, en un centro llamado Ozal City siguen este horario: por la mañana se hacen los laudes, a la tarde se reza el rosario y al caer el día se celebra la Santa Misa en la carpa transformada en iglesia. Vives cuenta que no puede abarcar al gran número de personas que quieren recibir la Eucaristía y tienen que añadir bancos por fuera.

“Así, como nos explicaba la monja encargada, todos los desplazados viven el día a día en comunidad reunidos para adorar a Dios. Nos decía: ‘Lo único que sabemos seguro es que esta situación va a durar hasta diciembre. Lo que pase después no me preocupa, sé que Dios proveerá’. Impacta esta confianza ciega en el Señor”, declara Jaume.

También cuenta la historia de Rabee, un hombre que vivía en Qaraqosh. Era veterinario y tenía dos casas y un coche. Cuando entró el daesh en su ciudad, traicionado por sus propios vecinos, se fue a Erbil con una gran multitud de familias y consiguió que el dueño de un centro comercial les dejara dormir allí hasta que lo necesitaran, y sin pagar. Actualmente siguen residiendo allí. “Él nos contó que unos días después de esto, le llamó un vecino para decirle que se había quedado con su casa y su coche. Él le contestó: ‘Que Dios te bendiga’, y colgó. Rabee nos reconoció que en su antigua vida era rico y tenía de todo, pero no dedicaba su tiempo a Dios. Ahora que lo ha perdido todo, explica que se encuentra mucho más cerca de Jesucristo y tiene más fe”, afirma Jaume.

En la promo oficial del documental aparece Rabee hablando y se puede ver el centro comercial en el que vive con otras muchas familias.

Y ahora ¿qué?
Jaume tuvo la oportunidad de escuchar muchas más historias como esta, algo que no le ha dejado indiferente. Durante ese mes en Irak asegura que fueron muchas e intensas las experiencias que él y sus compañeros vivieron. Este catalán de 23 años de edad no piensa detenerse aquí.

guardianes 4

Jaume Vives posa con su libro “Viaje al horror del Estado Islámico” que relata sus experiencias en el Líbano e Irak. JAUME VIVES

En primer lugar, acaba de sacar un libro titulado Viaje al Horror del Estado Islámico en el que narra todas sus vivencias en Irak. Desde que volvió de Oriente Medio, ha recorrido distintas ciudades de España dando conferencias sobre el libro, el viaje y los cristianos perseguidos. Su objetivo es concienciar a los cristianos ajenos a esta situación para que todos y cada uno oigan lo que el arzobispo de Mosul pidió a Jaume: rezar a Dios para que ayude a los refugiados y vivir nuestra fe de forma coherente y valiente allí donde estén.

“Muchas veces creemos que la oración no sirve, pero si la hacemos con la misma fe de nuestros hermanos iraquíes, salvaremos muchas vidas. Para ellos Cristo es algo tan concreto como una casa, un coche, un hijo… que vale la pena perder esas cosas por Él. Por eso no están locos, sino que están enamorados”, concluye Jaume Vives.

guardianes 2

Jaume Vives con algunos jóvenes del proyecto y el obispo siro-católico de Qaraqosh. JAUME VIVES

Ahora mismo este joven está preparando el estreno del documental, del que ha sacado ya el tráiler.  Asegura que pretende volver a Irak este verano, y mientras tanto anima a echar una mano a estos cristianos mediante AIN, ya que es la forma más eficaz de hacer algo útil por cambiar la vida de estas personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s